¡Esta niña quería un mural y sus papás renovaron toda su recámara!

with 3 comentarios
Si te gusta, compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Fue muy emocionante participar en este proyecto de interiorismo al colaborar con unos papás dispuestos a hacer un cambio radical en la recámara de su hija de 7 años para convertirla en el espacio de sus sueños mientras ella se encontraba en un campamento, fue una de las experiencias más gratificantes que he tenido en toda mi carrera de diseño.

Todo empezó con una plática que tuve con la mamá de la pequeña en donde le comentaba y le mostraba algunos ejemplos de muebles de color que se forman mediante pequeños módulos, que diseñan y fabrican familiares de mi esposo, que uso en mi casa y que me han resultado bastante funcionales para organizar espacios. Ella también utiliza estos pequeños módulos en la sala de su casa y en un principio pensó en hacer unos cambios, meter pequeños toques de color a través de cuadros pero cuando le empecé a mostrar todos los juegos y combinaciones de color que podía hacer con los muebles, le agradó la idea de arriesgar un poco más y jugar con los colores pero aplicados a los muebles.

Unos días después me comentó que el primer lugar en donde ella y su esposo habían decidido empezar a hacer cambios era en la recámara de su hija y así fue como iniciamos con este proyecto.

EL MURAL

A la niña le emocionaba la idea de tener un enorme mural en su recámara con sus colores favoritos: morado y rosa; en un principio ella creía que sólo eso es lo que se le iba a colocar en su recámara y estaba muy emocionada. Se puso a buscar en sus libros las imágenes de animalitos que más le gustaban y con eso se pudo definir un estilo de gráfica para posteriormente trazarlos y crearles un escenario. Lo que diseñé al final para ella fue una ambientación de un bosque con los animalitos en las tonalidades que a ella la hacen sentir feliz y que se integran bien con las paredes blancas de todo el cuarto que permitieron conservar una iluminación natural bastante agradable.

LOS MUEBLES PARA MANTENER EL ORDEN

El problema principal que tenían era que libros, peluches y juguetes se encontraban sin ningún orden en específico sobre mesas y una gran cómoda. Para resolverlo, se hizo una propuesta de organización del espacio por área que se basó en las actividades que la pequeña disfruta hacer dentro de su recámara y se introdujeron los módulos que formarían los muebles que se requerían en cada espacio para que ella estuviera cómoda. Los colores morado y rosa sobre los muebles combinados con ese gran mural generaron un ambiente alegre lleno de fantasía que sin duda estimularán la gran imaginación de esta nena apasionada por la lectura y construcción de legos.

La satisfacción más grande para mi al realizar este proyecto.

No pude contener mi emoción y debo confesar que me sacó más de una lágrima ver un video que me mostró la mamá de esta linda niña al llegar a su casa, después del campamento y encontrar no sólo el mural que tanto anhelaba sino toda su recámara ambientada con muebles que le permitan mantener ordenada su recámara y disfrutarla como un espacio que la inspire todos los días a imaginar y a crear. Su cara y su reacción al entrar a su recámara es algo que siempre permanecerán en mi mente y en mi corazón. Trabajar en equipo con unos papás tan entusiastas y llenos de amor por su hija sin duda ayudó muchísimo para que todo saliera perfecto!!

Follow Vero Durán:

Diseñar es la manera que tengo para ayudar a otras personas a descubrir lo que realmente necesitan en sus espacios de interacción

3 Responses

  1. Estela Cervantes
    | Responder

    Qué gusto ver historias donde el diseño y el orden pueden crear estas nuevas experiencias y ambientes para que las personas.
    Genial este proyecto Vero, espero leer muchos otros más. ¡Éxito!

    • verodurany
      | Responder

      Gracias Estela! ♥︎

  2. Claudia Molina
    | Responder

    Que hermoso me encanto¡¡

Leave a Reply